Hace unos días, checando viejas revistas sobre videojuegos de la Gran N, me encontre con un juego que por este lado del charco paso sin pena ni gloria, pero que en Japón tuvo un éxito moderado, si eres amante de los Puzzles sigue leyendo, pues este juego puede que te haga la vida de cuadritos (literalmente).

En 1995, Jupiter Co., en conjunto con Nintendo, saca Mario’s Picross, un videojuego basado en los nonogramas, pero ustedes se preguntaran, ¿que “#$%$% es un NONOGRAMA?, bueno, es una especia de crucigrama en donde se nos muestra una plantilla en blanco con números en la parte superior y al lado izquierdo de esta. ¿Pero para que sirven esos números? Cada uno de ellos nos indicara cuantos cuadritos debemos llenar por columna o fila para poder descubrir un dibujo oculto. Así de fácil suena la manera de resolver estos rompecabezas numéricos, en donde entre mas grande sea la plantilla, más complejo se hace el dibujo, y por ende, mas difícil es descubrirlo.

El juego salio por primera vez para el ya mítico Game Boy, en donde gracias a la portabilidad de este, era un juego perfecto para llevar a donde uno quisiera para quitarse lo aburrido quebrándose la cabeza tratando de descubrir los dibujitos que iban desde cosas simples como letras, hasta descubrir personajes relacionados con el mundo de Mario (bueno, tenían que aprovechar que su nombre esta en el titulo para hacer algo así). el juego lo podías iniciar con plantillas de 5 x 5 cuadros, en donde es mas fácil descubrir que hay, para después pasar a plantillas de 10 x 10, o si ya te sentías muy “sácale punta”, podías comenzar a resolver los nonogramas de 15 x 15.

MarioPicross 001

Un factor que aumenta la dificultad es el tiempo, pues cuentas con 30 minutos para resolver cada problema, y tal vez suene demasiado tiempo, pero a algún bendito programador se le ocurrió la maravillosa idea de restarte minutos por cada error que cometas al marcar cuadros que no son, por lo que debes analizar muy bien los números para dar exactamente en los cuadros correctos para no comerte el tiempo, pues al primer error regularmente seras penalizado con -2 minutos, si cometes otra equivocación casi de inmediato tendrás 4 minutos menos y así sucesivamente hasta llegar a restarte 8 valiosos minutos, por lo que podrías no acabar el mismo rompecabezas en múltiples ocasiones.

En lo personal, en su tiempo no pude jugar este titulo pues no contaba con un Game Boy, pero actualmente gracias a los emuladores (o si tienes la suerte de poder encontrarlo en formato fisico) es fácil poder jugar joyas que pasaron desapercibidas cuando salieron como este titulo, así que si quieres pensar un poco, dejar de lado el matar zombies(o terroristas también), rescatar princesas, buscar tesoros ocultos o de plano no sabes ni que jugar, y sobretodo, te gustan los puzzles, te recomiendo le eches un ojo, no te arrepentirás y te pasaras un buen rato descifrando y descubriendo los dibujos en Mario’s Picross. Y si no te quedo muy claro el sistema de juego checa este vídeo:

Bueno, pues espero hayan disfrutado esta “retroreseña” tanto como yo al escribirla (y mas por que aun sigo jugando este videojuego), pero antes de despedirme les recuerdo que chequen los otros post, compartan este y las demás entradas en sus redes sociales, espero sus comentarios en la parte de abajo de esta pagina o si gustan escribirme (y de paso seguirme) en mi Twitter serán bienvenidos. ¡¡¡ABUUUUUR!!!

Comments

comments

Cargar más artículos relacionados
Cargar más por DrazenDvorak
Cargar más en all posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

También mira

Iron Fist – OPINIÓN

A unos meses de que se de uno de los crossovers mas esperados en el ámbito de las series b…