Que onda banda frikispanera, en estos últimos días recordando series que veía cuando estaba niño, recordé un anime que se volvió un clásico y gozo de buena popularidad en Latinoamérica por el humor que tenía, además de que en aquellos años lo de moda era poner animales antropomorfos luchando contra el crimen, así que vamos a recordar un poco de los Gatos Samurai.

Producida en el 90 por Tatsunoko Productions, y traída al continente americano un año después por Saban, su nombre original es “Kyatto Ninden Tenyadee” que significa algo así como “la leyenda de los Gatos ninja”,  la serie se centraba en un trio de felinos semiroboticos defendiendo al Pequeño Tokyo (Edoropolis) de las fechorías del Gran Quesote (Kitsunezuka Ko’on-no-Kami) y de Pajaro Malo (Karamaru).

Los nombres de los protagonistas eran Speddy Ceviche, el líder del grupo, un poco irresponsable, y pero siempre con sentido de la justicia, siempre blandiendo su espada Ginzu; Guido Anchoa, el galán, el “traigo muertas”, el Don Juan gatuno pa’ que entiendan, combatiendo al enemigo con su paraguas; Polly Esther, la dama del equipo, aunque un poco neurótica pero siempre adorable, atacando el mal con bellos corazones letales.

samurai-pizza-cats-armors

El tono de la serie era de parodia y sátira, en donde se hacía burla a muchas situaciones del anime, así como también a la cultura popular y a los superhéroes, además de que en muchas ocasiones ocupaban los personajes el romper la cuarta pared, en donde a veces tenían diálogos con el narrador del capítulo. Por desgracia, este anime no duro mucho pues en Japón no tuvo el éxito esperado, solo se transmitió un año con un total de 54 capítulos, pero cada uno es una muestra de humor caótico y a veces sin sentido, como se pudo ver desde el primer episodio:

https://www.youtube.com/watch?v=kMgZnN_qr64

Como datos curiosos, de esos 54 episodios, solo 52 fueron doblados al español, todo esto debido a que al momento de traer la serie a América, se censuraron varias escenas consideradas violentas y también unas en donde Quesote mostraba su gusto por salir vestido de mujer, y se consideró algo demasiado fuerte y que no entenderían bien los niños de este lado del charco; y hablando de este personaje, muchos crecimos pensando que era un ratón/rata, sobre todo por el nombre que le dieron en la versión latina, pero nada de eso, el Gran Quesote es un zorro, y esto se nota pues su cola es muy diferente a la de un roedor; como dije, en Japón no gozó del mismo éxito que en Latinoamérica, y gran parte de este éxito por estos rumbos fue gracias al doblaje (como suele suceder con muchas caricaturas que no pegan en sus países de origen, si no pregúntenle a Don Gato), en donde se tropicalizó un poco el guion que fue cambiado por Saban para adaptarlo al publico americano, pues el script original hacia muchísimas referencias culturales niponas; la serie conto con un videojuego para el Famicom (la versión japonesa del NES) en donde podemos controlar a todos los miembros de los Gatos Samurai, además de controlar también a los gatos del Equipo de Rescate, este videojuego oficialmente nunca vio la luz en este continente, pero llego ilegalmente (como varios títulos de videojuegos de anime, p. ej. Captain Tsubasa o Macross) gracias a la versión pirata de la consola Famicom, conocida aquí en México como “Family”.

samurai-pizza-cats-game

Si quieren recordar parte de su infancia, y de paso reírse un rato, échenle un ojo, no tiene desperdicio este anime, además de que pueden encontrar en YouTube cerca de 40 capítulos de los 52 que se doblaron. Pues hasta aquí me despido, y espero que compartan este y los demás post de la página en sus redes sociales, espero sus comentarios sobre qué opinan o sus recuerdos de esta caricatura. ABUUUUUUUUUUUR!!!

Comments

comments

Cargar más artículos relacionados
Cargar más por DrazenDvorak
Cargar más en all posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

También mira

Iron Fist – OPINIÓN

A unos meses de que se de uno de los crossovers mas esperados en el ámbito de las series b…